Los insectos no respiran por la boca ni por la nariz

Avispa en la nariz

Los insectos no respiran por la boca ni por la nariz, sino que el aire entra naturalmente en sus cuerpos a través de muchísimos pequeños poros llamados espiráculos.

Tampoco tienen pulmones que bombeen el aire. En su lugar, poseen tráqueas, que son pequeños tubos que llevan el oxígeno directamente hacia las células.

Adicionalmente, algunos insectos bombean el aire con sus alas para ventilar los espiráculos cuando hace falta.

Ya que sus células se oxigenan directamente, la “sangre” de los insectos (llamada en realidad “hemolinfa”) no transporta oxígeno como la nuestra, y es por esto que no pueden alcanzar grandes tamaños (las tráqueas serían inefectivas).

La hemolinfa transporta otras sustancias (nutrientes, hormonas, etcétera), y también suele ser usada como fuerza hidráulica para mover las alas.

Referencias:

  1. Tráquea (artrópodos)
  2. Hemolinfa

Insectos Ciencia